Cuida tus piedras, ¡son piezas únicas!

Cuando elaboro mis diseños, pongo siempre especial cuidado en mantener las piedras en las mejores condiciones posibles, no solo en cuanto a su aspecto, sino que también pongo especial cuidado en generar un ambiente positivo y luminoso, para evitar transmitir energías no deseadas. Por estas razones, deseo también que tus piedras se conserven en buenas condiciones una vez llegan a tus manos.

He reunido aquí algunos consejos, fruto de conversaciones y dudas que me habéis ido planteando, con el deseo de que os puedan ser útiles para cuidar vuestras piezas favoritas, especialmente esas que os ponéis con mucha frecuencia, y que se exponen a un mayor deterioro.

Si queremos que estas piezas hechas con piedras naturales se conserven con el mismo aspecto que cuando las compramos, debemos tener cierto cuidado con ellas.

Las piedras absorben las energías que les llegan de su entorno, pero también absorben lo que les llega en el plano físico. Si se modifican como consecuencia de las energías estarán cumpliendo con su función, pero si reciben algún daño físico, estará en nuestra mano evitarlo.

Debemos tener cuidado con los productos químicos que están en perfumes y cremas, para que no lleguen directamente a la piedra. Diferente será que estén en nuestra piel, y la piedra toque la piel.

También hay que limitar el contacto con el agua. El agua a la piedra no le hará mal, cualquier piedra en estado natural está a la intemperie en muchos casos. Pero los hilos y los metales con los que se hacen los collares y pulseras, sí se pueden ver afectados y deteriorados por el contacto con el agua, y tener un efecto corrosivo y perjudicial para las piedras.

Si quieres que luzcan como el primer día y que las piedras no dejen de aportarte los beneficios que las caracterizan, debes cuidarlas, agradeciendo y alargando de esta forma sus buenos efectos.

El cariño que desde aquí intento trasladaros con respecto a las piedras, no es algo extraño. Está demostrado que esta parte de la naturaleza nos aporta unos beneficios que todos queremos y deseamos. Nuestro equilibrio interno será mucho mayor si mostramos, con estos cuidados, agradecimiento a esa parte de la naturaleza.

 

Imagen: Wil Stewart en Unsplash

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies