Las buenas piedras en nuestro camino

Cuando pensamos en una piedra que aparece en nuestro camino, solemos referirnos a un obstáculo que salvar, aunque en realidad, puede tratarse de un elemento a través del cual poder canalizar nuestra propia energía para lograr lo que nos proponemos.

Las distintas personas que acuden a Eugenia, como lo hicieran antaño con su abuela, en busca de consejo, encuentran la voz sosegada de la experiencia que despierta la solución dormida en su interior. Y para ello las piedras son un catalizador fundamental. Así nos narra ella sus experiencias.

“Ahora soy yo quien recibe y habla con muchas personas que, presionados por lo que la vida les va trayendo, buscan, a veces desesperadamente, soluciones. Problemas de todo tipo: afectivo, sentimental, económico, profesional, o cualquier otro.

En todas estas experiencias que he ido conociendo, las soluciones han sido muy diversas, según la situación que se ha presentado. Pero por otro lado, la solución siempre ha tenido algo en común, y es que siempre ha estado dentro de en uno mismo.

Alguien podrá preguntarse cómo es esto. Es sencillo, nuestras  limitaciones, ya sea por la educación recibida, por nuestro carácter, o por cuestiones sociales, hacen que cada persona actúe de diferente manera ante la misma situación. Cada persona tiene un grado diferente de timidez, generosidad, bondad, valentía, energía, etcétera, etcétera.

Cómo actuamos en nuestro entorno, y cómo nos relacionamos con los demás, hace que consigamos unas cosas u otras, hace que nos vaya de una manera u otra. Al final, casi siempre, si corregimos algunas actuaciones propias, las cosas pueden cambiar.

Pero corregir eso no suele ser fácil, porque lo que nos ha llevado a actuar de una determinada manera, es nuestra forma de ser. Y nuestra forma de ser, y por supuesto la mía, tiene carencias.

Es aquí donde, además de tener que poner mucho de nuestra parte, podemos contar con la ayuda de las piedras, que con su energía y sus propiedades, sin duda nos pueden aportar lo que nos cuesta más sacar de nosotros mismos.

La piedra es algo natural que ante todo nos proporciona su energía, y absorbe todo lo negativo que tenemos, bien dentro de nosotros, o que nos viene de fuera.

Por eso, cada persona tiene una piedra que es la que más le ayudará, en función de cómo sea esa persona y lo que necesite.

Cuando yo era pequeña, no sabía todo esto. Ahora, sin dejar de sentirlo de una forma natural, he podido además conocer, por estar al alcance de todos, la información que ilustra todas estas cuestiones.

De esta forma, llevo trabajando con piedras desde que era niña. Por este motivo que he explicado, y sin duda, también por la belleza que tienen algunas, sin necesidad de ir a lo que entendemos por piedras preciosas.

Trabajar con piedras de la forma que he dicho, me ha llevado a buscar la manera en que yo misma, y las personas de mi entorno, puedan llevar esas piedras en todo momento, y con belleza.  Así es cómo comencé a hacer collares”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies